1 – COLOCA BIEN TU ROUTER

La gente tiende subestima la importancia de elegir un buen lugar para colocar su router Wifi.

En lugar de colocar tu router en el primer sitio que pilles, debes situarlo en un lugar céntrico y elevado de tu vivienda.

Dejar el router en el suelo, en una mesa baja o detrás de algún objeto, hará que tu Wifi funcione significativamente peor.

2- DA PRIORIDAD AL TRÁFICO WEB

Cuando dejas el ordenador encendido para descargar ficheros muy grandes es normal que la conexión de tu Wifi parezca funcionar más lenta. En algunos casos, como las actualizaciones del sistema operativo en Windows, esta tarea se puede postponer o aplazar para otro momento.

Sin embargo, si el problema es que hay muchas personas utilizando la web con actividades que requieren mucho ancho de banda (como ver películas en Netflix o jugar por Internet a un videojuego) necesitarás ajustar tu Wifi para dar prioridad al tráfico web frente a otras actividades.

Si quieres evitar que tu conexión a Internet se resienta, lo mejor es alejar tu ordenador y router de estos aparatos.

3- FRIGORÍFICOS, LAVADORAS Y RADIADORES

Estos electrodomésticos son los que peor se llevan con el Wifi de tu casa y sus conexiones eléctricas no son el problema. El verdadero enemigo de las ondas en este caso es el agua que contienen sus tuberías, que bloquea parte de la energía de tus ondas inalámbricas.

Aunque en ningún caso harán que tu conexión no funcione, si puede influir en que esta pierda potencia, y su rendimiento baje.

4- LAS PAREDES

La piedra, el cemento, mármol, ladrillos y el yeso, en definitiva la mayoría de los materiales de los que están construidas las paredes de una vivienda, actúan como una barrera que bloquea el paso de las redes Wifi.

Esto es especialmente evidente en las viviendas de grandes dimensiones o en las que están repartidas en varias alturas.

5- EL MICROONDAS

Es habitual que los microondas provoquen interferencias en tu conexión a Internet si estás enganchado a través de una red Wifi.

El culpable de esto es la frecuencia electromagnética en la que funcionan estos aparatos: alrededor de 2,4 gigahercios. Un espectro parecido al que funciona el Wifi de tu casa.

6- CÁMARAS PARA BEBES

Los monitores para bebés, los teléfonos fijos inalámbricos, las cámaras web de vigilancia e, incluso, algunos monitores y pantallas de televisión también funcionan en un espectro de frecuencia similar al del Wifi y provocan interferencias.

7- MUEBLES DE METAL Y ESPEJOS

Los muebles construidos de metal son la mejor barrera contra las ondas de tu Wifi. Se trata de uno del material que ofrece el mayor nivel de interferencias de todos los que tienes en casa. Algo parecido, aunque en menor medida, sucede con el cristal.

Si tu router o tu ordenador se encuentran sobre un mueble de metal o con espejos lo más seguro es que experimentes una conexión más lenta de lo que deberías y, tal vez, convendría cambiarlos de sitio.

En definitiva, estos materiales funcionan como un escudoque dificulta, e incluso impide el paso, de las ondas de tu Wifi.

8- LA GENTE

Colocar tu Wifi en una zona muy concurrida de tu casa provocará que la red no funcione todo lo rápido y todo lo bien que debería. Al igual que sucede con las tuberías y los radiadores, el culpable del mal funcionamiento de tu red sería el agua presente en el cuerpo humano, que en el caso de los adultos ronda el 60%.